¡AVE, CÉSAR! (Estados Unidos 2016)

NO ESTÁ A LA ALTURA DE LOS HERMANOS COHEN

 

     A nadie se le escapa que al ir a ver una película de los Hermanos Cohen vamos con las expectativas en alto. Es como si cada peli que hacen tuvieran que pasar un examen. Su tipo de cine es tan particular que no se puede ver una de sus películas sin evaluar toda su filmografía. Si no has visto ningún film de ellos, quizás te parezca ridículo. Eso le pasó a la persona que me acompaño a verla.

 

     La cinta es absurda, pero no mucho más que "El gran Lebowski" (1.998) de la que soy un devoto admirador. La trama nos cuenta, en formato de metacine y homenaje real a todos aquellos productores de los estudios del Hollywood dorado, el día a día de un gran estudio de producción de la época. Habla de la vida de esos productores que trabajaban en 10 películas a la vez y que resolvían problemas de una, de otra, de sus actores, de sus promociones y mil cosas más. Cómo refleja bien esta película: "vivían en un sin vivir".

 

     Quizás es lo único que me entretuvo durante las dos horas que dura. Ver, con envidia, como se puede trabajar en varios proyectos de cine a la vez me cautivó. Ojalá algún día me pase. Pero las tramas de este guion están demasiado desestructuradas como para darle coherencia al relato. Eso es lo que más me sorprendió. De verdad que adoro el cinismo y el estilo de los Cohen, pero aquí me parece que se les escapó el agua de las manos por entre media de los dedos. Quisieron contar tantas cosas, para darle ese carácter claustrofóbico y estresante al protagonista, que las tramas secundarias hicieron que la principal (el secuestro de una de las mayores estrellas del estudio en medio del rodaje de una versión de una película de romanos) se quede floja hasta el punto que parezca una trama secundaria más.

 

     Además, le resta mucho ritmo el que algunas de las tramas secundarias no tengan nada que ver con la principal. De hecho algunas de ellas sobran. La película sin el personaje de Scarlett Johansson y su enredo del embarazo sigue siendo la misma película. Conclusión: sobra. Esto, más el poco interés dramático que se le da al secuestro, hace que los puntos de giro sean flojos. No hay tensión. Han secuestrado a la gran estrella, interpretado magistralmente por George Clooney, y no hay drama. Todos siguen haciendo su vida como si nada. Realmente vi demasiados personajes mal dibujados, con reacciones que, para mí, no reflejan una realidad. Creo que esa es la diferencia con "El Gran Lebowski" donde, ahí, los personajes si tienen acciones coherentes con sus personalidades.

 

     Al final queda una película bastante aburrida, que no te engancha nada más que por los decorados de Nancu Haigh, ganadora de un Óscar por "Bugsy" (1.991) y la fotografía muy cuidada a cargo de Roger Deakins, nominado nada más y nada menos que 13 veces. Este año lo fue por "Sicario" (2.015), pero tiene otras nominaciones por "Cadena Perpetua" (1.994), "Fargo" (1.996), "No es país para viejos" (2.007), "Skyfall" (2.013) y varias más. Tiene momentos muy logrados en los números musicales (aunque a mi parecer un poco largos) y que reflejan, con notoriedad, ese cine del Hollywood de los años 50.

     Muy destacable el casting. Un lujazo. No está al alcance de todos poder tener un elenco como este. Encabezado magistralmente por Josh Brolin y George Clooney, el resto de personajes secundarios están a la altura de este ejercicio de cine negro. Citemos lo brillantes que están Scarlett Johansson en el papel de la actiz ligera de cascos, Elden Ehrenreich en el actor que no sabe hablar, supergenial Ralph Fiennes que hace de un director agobiado, los "dos" papeles de Tilda Swinton, el guaperas Channin Tatum que me gustó más en "Los odiosos ocho" (2.016) y, como siempre, Frances McDormand.

 

     No sé si les pasó factura a los hermanos Cohen el haber estado trabajando los guiones de "Invencible", la película dirigida por Angelina Jolie o para Steven Spielberg en el guión de "El puente de los espías" por el que estuvieron nominados al Óscar. Tampoco me encantó ese guion en particular ya que lo vi demasiado plano y monótono. En esta película es todo lo contrario, tiene un exceso de tramas que la convierte en un producto disperso. 

     Y a ver, de comedia te ríes más bien poquito. Si quieren comedia negra, deberían haber visto "La maldición del escorpión de jade" (2.001) o "Balas sobre Broadway" (1.997) del maestro Woody Allen. De todas formas, es muy valorable todos los guiños al cine de la época, mezclandolo con la búsqueda de comunistas y la caza de brujas en que se convirtió Hollywood.

 

  

 

Valoración: ABURRIDA

Josh Brolin siempre me encanta

Los decorados, brillantes, destacan en la película