BAR BAHAR (Israel 2016)

UN CANTO A LA LIBERACIÓN DE LA MUJER EN ISRAEL

​​         No me suelen gustar las películas que carecen de argumento. Eso lo dejo para algunos documentales.. Pero esta lo hizo y bastante más de lo que me esperaba. Fui a verla por motivos que nada tienen que ver con mi curiosidad cinéfila. Realmente, la historia de tres mujeres de distintas culturas que tienen que convivir se parece tanto a la novela que estoy escribiendo, que tenía que verla. Y, bueno, también hay que reconocer que venía avalada por los premios en festivales así que no me la quise perder pese a lo poco que duró en la cartelera de esta ciudad.

            Tres mueres palestinas de distintas culturas, creencias y, sobre todo, personalidades conviven juntas en un piso en el Tel Aviv israelí. La imposición social de las tradiciones chocan en esos momentos de sus vidas en los que ellas quieren ser las que decidan cómo quieren vivirlas. Esto convierte la película en todo un documento sobre la forma de vida de una parte del mundo desde la que nos llegan informaciones, pero que he descubierto que la mayoría de ellas meditizadas.

            Además de premios en los festivales de Haifa y Toronto, ganó los premios Sebastian (que premia a la mejor película que transmita la tolerancia contra la homosexualidad), el Otra Mirada (otrogado por TVE) y el premio de Jurado Joven en el mismísimo Festival de San Sebastián. Muchos puntos de vista diferentes convergen en premiar esta cinta y eso habla muy bien de ella.

           Aunque se nos muestra una sociedad demasiado dependiente de unas tradiciones que se enfrentan a una evolución social a los ojos de las culturas occidentales, me resulto muy curioso ver que, por otro lado, hay un ambiente de tolerancia y ganas de aperturismo hacia una sociedad más plural, más individual y más egocéntrica como la que tenemos en la vieja Europa. Estas mujeres quieren ser independientes y lo reivindican y para ello nos lo cuentan en una película sin un argumento central. No Hay historia, solo vida cotidiana. La cuestión es que, por lo menos a mi, te interesa que te cuenten como son esas vidas y las dificultades que se encuentran para poder vivir en pro del mayor de sus sueños: ser libres.

            Durante toda la película subyacen los conflictos religiosos. Cada una de las tres chicas tiene que hacer frente en sus días a la lucha contra el poder establecido. Cada una, a su manera, lucha por su libertad. Y la única forma de lograrlo es ayudarse unas a otras frente a una sociedad que tiene su propia versión de lo que es justo y de lo que es moral pero que no coincide con la visión perosna de cada una de estas chicas. La unión de ellas tres para apoyarse es crucial para que puedan imponerse en un mundo diseñado por y para los hombres.

           Maysaloun Hamoud, su directora, ha realizado su primera película basada en soltar un cúmulo de mensajes al mundo. Como si quisiera cambiarlo ella sola. La volveré a ver para analizarla más en profundidad, seguro. Lo sabemos, los que hacemos un cine por ese estilo, que ella es alguna, quizás las dos o incluso, las tres mujeres. Me inclino más a que es un poco de cada una de ellas. Parece como si hubiera volcado en tres mujeres muy diferentes parte de sus vivencias personales. Me encanta. Quizás sea esto el porqué es una película tan honesta, tan sincera. Está escrita desde el corazón.

El trió de actrices es muy brillante y de selección adecuada. Ninguna de ellas sobresale por encima de las demás. Esto habla muy bien de ellas pero también de la dirección que se les ha hecho. Ninguna es protagonista y lo son las tres como grupo. Mouna Hawa es Leila, una abogada muy aficionada a las fiestas con alcohol y drogas. Sana Hammelieh es Salma, una joven que quiere ser DiscJockey de música electrónica y de familia anclada en rigidas tradiciones. Shaden Camboura es Noor, una estudiante universitaria que está próxima a casarse pero que su novio quiere que tras acabar la carerra se quede en casa a hacer de comer y criar hijos. Mi gran aplauso para las tres.

Resumiendo. Una película para ver un día en que tengas la mente con ganas de ver algo diferente y abierto al conocimiento. Me reafirmo en que lo que conocemos de estos países por los informativos no nos traslada a la realidad de las culturas. Yo he impartido talleres de cine en varios continentes y he podido aprender su cultura a base de vivir el día a día de la gente que trabaja. Hacer turismo en hoteles de cinco estrellas no es conocer un país. Yo, después de esta proyección, salí del cine teniendo otra visión muy diferente de la vida en una ciudad cosmopolita en el mismísimo corazon de Israel. Solo, por eso, ya di por bueno el dinero de la entrada. Pero, además, es que me divertí.

 

​Valoración: UNA VISIÓN DIFERENTE CON CINE DE ALTURA

La directora con las tres actrices

Leila, Salma y Noor, cada una con sus vidas tan diferentes

Trailer

(No abrir si van a ver la película ya que desvela información)