COMO PERROS Y GATOS (Estados Unidos 2001)

UNA FÁBULA DEL TÓPICO DE ETERNOS RIVALES

 

     Los perros, tradicionalmente, persiguen a los gatos como estos, a su vez, persiguen a los ratones. En este cuento todos están a la misma altura en la cadena alimenticia para luchar por un posicionamiento claro: ser los mejores amigos del hombre. En una secuencia se demuestra que, en la antigüedad, los gatos dominaban al hombre hasta que los perros, con su fidelidad, salvaron al hombre de las garras felinas para dejarle gobernar el mundo a cambio de ser sus amos.

 

     Con estos parámetros comienza la película al decidir los gatos volver a dominar el mundo. Con una factura impecable y unos efectos visuales que rayan la perfección se debaten en una lucha encarnizada por lograr la fórmula secreta que haga a los humanos alérgicos a los perros. Lawrence Guterman, que lo único destacable que ha hecho ha sido las secuencias adicionales de la película “Antz”, logra describir un mundo de perros, gatos y humanos de una forma muy natural y demostrando una meticulosidad digna de todo elogio pese a la falta de experiencia  de su curriculum.

 

     La verdad es que me quedan ganas de ver posteriores trabajos de este director, que en esta cinta ha demostrado arte y oficio. Entretenida hasta la mitad en que ya se entra en un declive y una superposición de tramas más que previsibles que hacen que vaya perdiendo interés. El guión, firmado por John Requa y Glen Ficcara, adolece un poco de esa previsibilidad que menciono y que se me antoja solucionable con alguna revisión más en el mismo. Además, son coproductores de la cinta lo que seguro que les dio bastante poder a la hora de crear la historia.

 

     Admirable también es la fotografía, ya que la credibilidad en los movimientos de los perros y los gatos no sólo está determinado por los animatronics sino por el juego de cámara y la perfección con la que fue usada. Debió ser un trabajo de chinos pero en la que no se escatimaron esfuerzos en hacer creíbles las escenas. De verdad, lo consiguieron.

 

     Los actores estuvieron a la altura, dado que eran papeles secundarios. Jeff Goldblum en el papel del científico que inventa la fórmula para la alergia a los perros, su mujer (Elizabeth Perkins a la que ya vimos en la película de nuestro Banderas, “Crazy in Alabama”) y su hijo (Alexander Pollock) son meros comparsas que rodean a los verdaderos protagonistas: una banda de perros con una “missión imposible”: que los gatos no dominen el mundo.

 

     En definitiva, un producto de entretenimiento que consigue a ratos y en el que las voces de gente como Alec Baldwin, Susan Sarandon o el mismísimo Charlton Heston seguro que jugaron un papel muy importante. En la versión española se recurrió a Gomaespuma y su entorno. Elogiable, también, porque la forma de hablar de los animales es totalmente creíble.

 

 

Valoración: SE PUEDE VER

 

 

Fotograma