¿EN QUÉ PIENSAN LAS MUJERES? (Estados Unidos 2000)

EL INGENIO NO LES LLEGÓ PARA NO HACERLA TAN PREVISIBLE

 

     Vuelve a ponerse tras la cámara la guionista Nancy Meyers para dirigir a Mel Gibson en esta ingeniosa comedia en la que un guaperas que se cree seductor empieza a oír lo que las mujeres piensan, sobre todo de él. Con esta sinopsis tan atractiva esperaba ver algo más suculento de lo que al final acabó siendo una acaramelada historia de amor que no se si me molestaba más por lo empalagoso o por lo previsible.

 

     Un equipo de guionistas con amplia experiencia en comedias componen un puzzle que se arma con suma facilidad y que las piezas las vas encajando tú desde tu butaca mucho antes de que la pantalla te desvele las claves. Qué poco creíble es una historia de amor/desamor en la que ya sabes desde el principio que va a acabar bien. Esto resta ritmo a la película que, poco a poco, se te va tornando aburrida. Con un comienzo esperanzador, la película se va diluyendo en interés y únicamente es salvado por la cantidad de secuencias que, ingeniosamente creadas e, incluso, algunas bastante graciosas dan un aire de ser una cantidad de gags entrelazados por una historia común.

 

Es verdad que estos chistes son muy efectivos y te hacen sonreír y en algunas ocasiones reír, pero la trama principal de la película se queda muy floja aunque creo que se le podía haber sacado mucho más partido. El deseo de hacer una película para todos los públicos le hace que pierda un poco de mordiente y una pizca de crítica social. Es verdad que plantea el conflicto de que los hombres no entendemos a las mujeres pero la resolución a este problema no se aborda sino que se emplea como una de las pieza más del puzzle.

 

Un Mel Gibson demasiado cómodo haciendo la película contrasta con la sensación de trabajo previo de Helen Hunter, para mi una de la mejores actrices de Hollywood y que aporta a los momentos más serios de esta película un toque de credibilidad. Aunque si hay que reconocer que la pareja hace mucho juego y que el espectador se pone de parte de que ellos terminen juntos creo que los momentos de tensión entre ellos deberían haber sido más contundentes. Esto hubiera dado más ritmo a la película y con apoyo de algún que otro primer plano más de Mel que nos hiciera sentir la verdadera angustia que se supone que debería estar pasando.

 

Entretenida para el gran público si no se le pide más, y que saldrá con la sensación de que a la película le faltaba algo para terminar de gustarle seguro que recordarán los cuatro o cinco momentos memorables que siempre se comentan cuando se sale de la sala.

 

Valoración: SE PUEDE VER

 

 

Fotograma

Nancy Meyers (Directora)