MEMENTO (Estados Unidos 2000)

SORPRENDENTE: LAS REGLAS TRADICIONALES ESTÁN PARA ROMPERLAS

 

     El montaje hacia atrás de las secuencias que nos narran esta sorprendente historia es uno de los elementos que consiguen hacer de una simple trama de venganza que sea un producto original de los que "o te gustan mucho o los odias". No hay término medio. La estructura de este guión se aleja diametralmente de los cánones tradicionales planteamiento, desarrollo y desenlace, para introducirnos en un esquema nuevo: desenlace, explicación del desenlace, planteamiento. Y así recursivamente en bloques que nos van explicando, desde el paso anterior, porqué se ha producido el paso siguiente.

 

     Este concepto unido a uno de los obstáculos más brillantes y originales que he visto: la pérdida de memoria reciente del protagonista, dotan a la película de un atractivo fuera de lo común. Estamos hablando de un producto de cine independiente muy visual, y que logra mantener atentos a los espectadores capaces de seguir la trama. Uno de los problemas con los que se enfrenta este tipo de cine es que el espectador llega a perderse en el laberinto de secuencias y no logra hilar la estructura. Al final, le queda un producto que no ha logrado entender con la consecuencia normal en estos casos: aburrimiento.

 

     Las imágenes y los detalles que le dan ritmo a esta película logran, en la mayoría de los casos, convencernos de que estamos viendo una historia nueva, cuando no es mas que un juego de búsqueda y venganza, pero es la forma de narrar de este joven director inglés Christopher Nolan lo que nos da los cauces para hacernos creer que hemos visto algo original.

 

     Con una planificación muy cuidada y un trabajo con los actores excepcional logra envolvernos en una historia y hacernos partícipe de las motivaciones de los personajes. Un Guy Pearce magistral, que hace un papel a la altura del que le valió la nominación al Oscar por "L.A. Confidencial", busca la justicia por su cuenta para vengar la violación y asesinato de su mujer. Su problema es que ha perdido la memoria reciente y no puede recordar lo que ha hecho hace dos minutos, lo que le lleva a fotografiar y anotar todo lo que le sucede. A la vez se va viendo manipulado por el resto de los personajes que saben de su padecer.

 

     Carrie-Anne Moss que, después de su éxito con la saga de "Matrix", parece que se deja querer por este tipo de proyectos pseudo-psicológicos que le están dando un gran resultado de taquilla y artístico. No podemos dejar de valorar las interpretaciones de Joe Pantoliano y Mark Boone Junior, gregarios de lujo al servicio de las trampas y las mentiras que tanto juego dan para de crear personajes creíbles.

 

     Un guión premiado en el festival de Sundance, es de valorar que con la poca experiencia de los creadores hayan logrado un producto tan bien acabado. Esperemos los próximos proyectos que nos disiparán de las dudas que podamos tener hacia la capacidad creadora de la que han hecho gala. Siendo una película de las calificadas como "rara", puede que a cierta parte de público no le llegue a gustar pero en ningún momento se puede decir que sea mala porque, además, es honesta y está muy bien realizada.

 

Valoración: MUY BUENA

 

 

Fotograma

Guy Pierce y Carrie-Anne Moss