MOONLIGHT (EEUU, 2016)

¿EL ÓSCAR LA GANÓ LA MENOS REGULAR?

​​        Anoche al salir del cine empezaba a confirmar mi presagio: este año no ha sido relevantemente creativo. De las 9 nominadas al Óscar a la mejor Película ya he podido ver 6 (todas menos "Figuras ocultas", "Lion" y "Comancheria") y, en realidad creo que ninguna de ellas va a convertirse en un clásico y que no se hablará de ninguna de ellas con el tiempo a no ser para recordar la bochornosa lectura de la película ganadora en la entrega de premios de la Academia de Hollywood.

     Aun así, esta película es muy inquietante y agradecí poder verla. Dura, contundente y con una crítica social muy realista. Me suelen gustar este tipos de relatos. En ese aspecto se me pareció a "Manchester frente a mar" de Keneth Lonnergan. Qué casualidad, las dos ganaron el Óscar al mejor guión (el adaptado para la historia de negros y el original para la de blancos) escritos por sus propios directores. Así, trabajando la industria americana como si de cine europeo se tratara.

     "Moonlight" cuenta la historia de un joven negro descubriéndose así mismo y su sexualidad desde la infancia hasta la madurez en un entorno duro y cruel. Igual de despiadada es este film que, como digo en el título, tampoco me pareció una merecedora de clara de un premio tan grande. Pero, claro, para mi ninguna lo merece.

     De todas formas, esta producción tiene muchos valores. Lo primero, el guión y lo arriesgado que es. El cine necesita contar historias así porque el séptimo arte no sólo es entretenimiento, también es comunicación y esta historia nos adentra en un mundo sórdido y de bajo fondo en el que nunca nos vamos a poder mover. Gracias a estos retratos aprendemos de una realidad que no es la nuestra y que dista mucho de ella. Por otro lado, el elenco de actores es impecable. No sobresaco a ninguno porque me parece un trabajo coral admirable. Él Óscar al mejor actor de reparto se le otorgó a Mahershala Ali que le tendrá que agradecer este premio a todos los demás integrantes del reparto. Me pareció una interpretación acorde a la rudeza de la película. Ya había podido ver a este actor sus buenas maneras en la saga de "Los juegos del hambre: Sinsajo" de Francis Lawrence.

     El guion es del propio director Barry Jenkins. Con su primer largometraje ha tocado el cielo. Le haremos seguimiento a ver si no es flor de un día. Quizás, esa bisoñez le llevó al que, a mi, me parece el peor error que tiene asta cinta: las faltas de ritmo narrativo. Hay secuencia dilatadas en exceso y diálogos que llegan a convertirse en monótonos y aburridos. Es más, el estilo de que los puntos de giro sean tan suaves hace que la película parezca demasiado plana de principio a fin. El co-escritor de esta historia es Tarell Alvin McCraney y basada en su obra de teatro "In moonlight black boys look blue".

     Total, que un grupo de novatos han hecho un trabajo envidiable y han alcanzado la gloria adelantando a grandes superproducciones. Me encanta el giro que lleva años dando la Academia de Hollywood en este aspecto desde "Crash" (2004) de Paul Haggins o la del año pasado "Spotlight" de Thomas McCarthy

​Valoración: MEJOR QUE REGULAR

Fotograma de la película

El verdadero éxito de la película es el casting tan acertado

El director Barry Jenkins con el Óscar a la mejor película 2017

Trailer

(No abrir si van a ver la película ya que desvela información)