INFERNO (Estados Unidos 2016)

EL GUION ESTÁ LEJOS DE SUS PREDECESORAS

​​         Como secuela que es, empezaré hablando de sus predecesoras. Yo reconozco que, cuando leí “El Código da Vinci” de Dan Brown, pase noches sin dormir por no poder cerrar el libro. Lo mismo me pasó con la novela “Ángeles y demonios” que me gustó, incluso, mucho más. Luego leí “Conspiración” y simplemente me entretuvo. Hay que decir que aquí en España se publicaron en este orden. Se habían escrito en orden inverso. Fue el éxito del “código” el que hizo que se publicaran sus novelas anteriores y que llegaran mas tarde a las librerías españolas.

            A partir de ahí, como es lógico, comensaron los rodajes de las películas. Pensaba que el transfer al cine de algo que me había gustado tanto me pasaría factura por el exceso de expectativa. Lejos de la realidad, el trabajo de Ron Howard de filmar el libro fue mucho más que satisfactorio. Salí del cine de ver “El código da Vinci” (2006) sabiendo que había visto una película que se iba a convertir en un clásico del cine moderno. Igualmente de encantado terminé de ver “Ángeles y demonios” (2009). Es más, sabiendo que iba a ver “Inferno”, las repasé la semana pasada las dos.

     Pero algo me decía que esta vez no iba a ser así. Y así fue. Los valores que tenían las dos películas anteriores aquí fallan. Para mí los guiones del “código” y “ángeles” tenían un vértigo que no te dejaba pensar. El espectador iba igual de estresado que los personajes. Las acciones se suceden una tras otra y la presión del tiempo en resolver el enigma se te traslada. Ese es el éxito de las dos entregas anteriores y de las novelas de Dan Brown.

     “Inferno” no te entra tan dentro. Investigué y la crítica pone que el libro no llega a la altura de las novelas anteriores del autor. Aquí, las faltas de ritmo, la excesiva duración de los diálogos ralentizan mucho la trama. Es más, esta vez se equivocaron de trama principal. Se supone que el argumento dice que Robert Langdom tiene que salvar a la humanidad (lo que me suena a americanada total). Pero, esta, se cruza con una trama en la que hay quienes quieren la muerte del traductor de códigos. Un error grave es que se le dedique más importancia a la trama secundaria que a la principal porque lo que consigue es que todo pierda fuerza y, sobre todo, tensión.

     Cuenta la historia de un rico demente que piensa que hay que exterminar a la mitad de la población actual para salvar a la humanidad. Para ello crea un virus apocalíptico para contagiar al mundo. Robert Langdon e sla única persona que puede descifrar desde donde va a realizar el ataque. Se me hizo muy pesada y previsible. El relato solo avanzaba a medida que la trama sugería un giro que diera sorpresa. Para eso están los giros. Pero estos son tan forzados que más parece que el guion estaba falto de recursos. Y si hablamos de forzadas por el guion, no quiero ni hablar de las dos historias de amor.

     El guion lo firma David Koepp que ya escibió los de “Parque Jurásico” (1993) e “Indiana Jones y el templo de la carabela de cristal” (2008) de Steven Spielberg, “Mision: Imposible” (1996) de Brian de Palma, “Ángeles y demonios” y que, ahora, trabaja en la quinta entrega de la saga Indiana.

     Técnicamente si está bien realizada. Ron Howard, para mí, es uno de los grandes del cine copmercial. Pero creo que esta película está hecha un poco más a la carrera que las otras anteriores. Con menos tiempo para darse cuenta de los errores que se iban a cometer. Hace poco estrenaba el documental “The Beatles: Eight days a week” [Aquí puedes leer la crítica]. Creo que eso le pasó factura a esta cinta. Está llena de saltos de ritmo y de errores garrafales como al poner dos conversaciones de amor tan juntas que pegan un bajonazo que llega a sacarte de la historia.

     Los actores todos bien en su papel. Tom Hanks un poco flojo por los diálogos tan incoherentes que le dieron, pero su sola presencia llena la pantalla. Año de escándalo para Felicity Jones, con dos películas actualmente en cartelera ya que es la madre del niño de “Un monstruo viene a verme” de J.A. Bayona. Recordamos que estuvo nominada al Óscar a la Mejor Actriz de Reparto por “La teoría del todo” (2014) de James Marsh interpretando magistralmente a la mujer de Stephen Hawking.

     También relevantes las interpretaciones secundarias del francés Omar Sy, que ya nos deslumbró en “Intocables” (2011) de Oliver Nakache y Eric Toledano, la danesa Sidse Babett Knudsen y Ben Foster, al que solo conocía de verlo en algún capítulo de “Me llamo Earl”.

     Total, que si no le pides mucho, te entretiene. Que vayas al cine sabiendo que es la peor de la saga y que si te la pierdes no vas a echar nada en falta.

 

Valoración: SI TE LA PIERDES NO PASA NADA

Ron Howard con parte del brillante elenco

Tom Hanks y Felicity Jones intentando descifrar los mensajes de la máscara de Dante

Portada del libro de Dan Brown

Trailer

(No abrir si van a ver la película ya que desvela información)